21 de agosto de 2008

Oriéntame

Cómo cambia todo porque tú no estás. Veo la cama vacía, respiro el aire ajeno a ti, observo la habitación que no llenas con tu risa. Ojalá me diese la vuelta y volviese el tiempo atrás, de nuevo tenerte conmigo sería mejor regalo que todos los peluches que deseo. Sólo quiero enroscarme en tus brazos, que me protejas de los monstruos que acechan a los protagonistas de las películas de terror. Es tan bonito estar a tu lado, inmune al dolor de tu ausencia y al escozor de la distancia.
Si me abrazas, si me sonríes...Dios, qué bonito lo haces todo, qué especiales son todos los días. Si tú me faltas...me falta todo. Hoy la noche pierde todo su brillo, porque tú no me acompañas, porque tú no vas a quedarte a dormir y yo, sola sin ti, estoy perdida y sin rumbo.

1 comentario:

iShTaR dijo...

Dormir con la mujer amada es la forma perfecta de terminar un día... una vida...

Saludotes!