20 de abril de 2008

Los deseos ocultos

Necesito tu abrazo. A tus piernas infinitas rodeándome, tú, alta, ignorante del poder que tienes, pequeña grandeza. Mi cuerpo está sediento de ti, de besos y caricias que sólo tus manos saben dar. Mi amante nocturna, mi eterna luz...mis sueños son colapsados por tu imagen, tu nombre está escrito por todo mi ser y el deseo me abruma. Quiero tenerte, poseerte, rodar contigo y gritar tu nombre sin miedo; necesito tu piel contra mi piel, mis labios encontrándote sin barreras. Respirar tu olor y no el aire que me llena de vacío; conquistar los terrenos inexplorados de tu ausencia, para poblarme de ti. Amarte hasta que me duela cada parte de mí, hasta que echarte de menos sea un imposible, porque me haya llenado de ti hasta la saciedad. No sé si llegará ese día, pero en esta noche, sólo me ocupa la sensación de que me ahogo en esta soledad, de que necesito hacerte el amor más que cualquier otra cosa en el universo...

No hay comentarios: